29 enero, 2023

🏆 RoboAdvisors: ¿Qué son y cómo funcionan? – Guia 2022!

En los últimos tiempos se ha puesto muy de moda un nuevo concepto en el mundo de la inversión. Se trata de los Robo Advisors. Y, la verdad, si no sabes nada sobre ellos, este artículo te interesa… ¡Porque han venido para quedarse!

 

¿Qué son los Robo Advisors?

Podemos definir a los Robo Advisors como asesores financieros completamente automatizados, dedicados a prestar un servicio de gestión de patrimonio de forma totalmente online, reduciendo al máximo el contacto entre el inversor y el gestor.

Lo que se pretende es conseguir un servicio tanto de asesoramiento como de gestión de cartera tan automatizado como sea posible, de tal forma que se puedan reducir al máximo tanto los errores como las comisiones que se cobran.

 

¿Qué ventajas aportan los Roboadvisors?

Sin embargo, la descripción que hemos hecho antes puede que se quede algo corta. Lo cierto es que este tipo de sistemas de gestión de patrimonio tienen otros beneficios muy interesantes. Entre las ventajas que aportan los RoboAdvisors, encontramos las siguientes:

 

✅Reducción de conflictos de intereses

El primero de los beneficios derivados de apostar por los RoboAdvisors es que reduces enormemente los posibles conflictos de intereses que puedan surgir entre gestores y tú como inversor.

Hay que decir que estos conflictos no siempre son importantes y que, a medida que te apartas de la gestión bancaria, suelen desaparecer. Sin embargo, sigue habiendo fondos de inversión donde estos conflictos se dan.

Por ejemplo, si optas por un fondo de inversión donde los gestores tienen el 100% de su patrimonio, lo cierto es que no hay ningún problema, porque a ellos les interesa lo mismo que a ti: Acertar en las operaciones que llevan a cabo.

Sin embargo, hay otros fondos donde el gestor no se juega nada, porque no tiene su patrimonio invertido (esto sucede en muchos fondos de inversión y planes de pensiones de los bancos), y eso conduce a que no trabajen por ofrecerte los mejores resultados.

En ocasiones, incluso, puede que te recomienden invertir en tal o cual cosa sabiendo que no es lo mejor para ti, pero aun así lo hacen porque es lo que más beneficios les va a generar a ellos. Por eso, tienes que tener cuidado.

Sin embargo, en el caso de los RoboAdvisors, esto no sucede. ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que es un algoritmo el que gestiona la cartera y al gestor le da igual recomendarte una cosa u otra, porque va a cobrar lo mismo en cualquier caso.

Es decir, no tienes que preocuparte de entender qué está haciendo el gestor y por qué toma una u otra decisión. Con un RoboAdvisor, si entiendes cómo funciona el algoritmo, entiendes perfectamente cómo se gestiona tu patrimonio, y no hay posibilidad de que se haga una cosa distinta a la que tú has accedido.

Además, como el gestor no tiene varios fondos con diferentes comisiones, sino que cobra lo mismo en los diferentes fondos que ofrece, no tiene el incentivo de recomendarte algo que no se ajusta a tu perfil.

Por tanto, en general, podemos decir que acudir a los RoboAdvisors tiene, como primera ventaja, el reducir los riesgos de conflicto de intereses entre el gestor y el inversor (lo cual no es poca cosa, hemos de decir).

 

✅Reducción de sesgos en la selección de activos

Otro punto importante es que los RoboAdvisors siguen un algoritmo y no se desvían lo más mínimo de él. Es decir, el programador diseña el algoritmo, dice qué es lo que debe hacer en qué circunstancias, y listo. No hay una persona encargada de comprar y vender en cada momento.

Lógicamente, el potencial de esto es espectacular, porque, como cualquier inversor o gestor sabe, los seres humanos estamos repletos de sesgos cognitivos que afectan negativamente a nuestra operativa en la Bolsa.

Por ejemplo, si creemos que una determinada empresa tendrá un comportamiento X, tendemos a leer únicamente aquella información que corrobora la idea de la que partíamos, y evitamos aquella que nos contradice.

Y, como este sesgo, hay muchísimos más. Sin embargo, un algoritmo no tiene estos sesgos, por lo que su operativa es mucho más ajustada a lo que se buscaba desde un primer momento.

Evidentemente, esto no nos libra al 100% de los riesgos, porque podemos haber configurado mal el algoritmo y que éste sufra de nuestros sesgos. Pero hay una diferencia entre que aparezcan sesgos en ese momento y que aparezcan sesgos en ese momento Y, ADEMÁS, en todos los momentos en los que estamos operando.

Además, aunque existen sesgos iniciales, lo cierto es que es mucho más fácil diseñar un plan estratégico de inversión en la teoría que en la práctica. Es decir, es más fácil decir: “Cuando el precio baje hasta este punto, se vende” que vender cuando el precio llega a ese punto. Si eso lo hace un robot, se reduce el riesgo.

Por tanto, nos encontramos con que los sesgos cognitivos que sufrimos todos los humanos dejan de afectar negativamente a la inversión, lo cual redunda en mayores rendimientos a largo plazo.

 

✅Reducción de errores humanos

Pero los sesgos cognitivos no son los únicos errores humanos que pueden aparecer. Hay otros muchos errores que existen porque los humanos no somos perfectos. Basta con que un día hayas dormido mal para que al día siguiente se multipliquen tus errores.

Y esto puede traducirse en que se te pase por alto una parte importante del análisis de las empresas que pensabas comprar, en que no emitas una orden de compra o venta por un despiste, o mil y un posibles errores más.

De nuevo, si tenemos un robot diseñador para hacer X o Y en circunstancias A o B, estos errores se minimizan enormemente, lo cual redunda en un mayor rendimiento a largo plazo (de nuevo, porque se sigue a rajatabla la estrategia inicial, sin sesgos, errores ni despistes).

 

✅Reducción de las comisiones

Evidentemente, el coste que tiene un RoboAdvisor es mucho más reducido que el que puede tener otro tipo de gestión. Al fin y al cabo, lo único que hay que hacer es diseñar un algoritmo que siga unos ciertos pasos y, una vez está diseñado, no hay que hacer nada más.

Esto permite que el gestor pueda reducir al máximo el coste del servicio, porque, al fin y al cabo, no le está costando nada a él. No es lo mismo un value investor que dedica 10 o 12 horas al día a analizar compañías que un robot que se indexa a un índice y deja el 100% del tiempo libre al gestor.

Además, no es lo mismo un RoboAdvisor que te permite obtener un 6% anual al indexarse a un índice que un value investor que te permite obtener un 15% anual al analizar compañías y encontrar valor donde otros no están mirando.

Por ambas razones, es lógico que un servicio de RoboAdvisor tenga unas comisiones menores que otros servicios de gestión de patrimonio. Y, ojo, no siempre con menores rentabilidades, así que es algo a tener muy en cuenta.

Piensa que, si un fondo de inversión te va a cobrar 2% de comisiones y RoboAdvisor te va a cobrar 0,25% con una rentabilidad de 6,25%, el fondo de inversión tiene que ofrecerte, como mínimo, una rentabilidad del 8%. Si no, te sale más a cuenta acudir al RoboAdvisor.

Esto es algo que puede costar un poco de entender en un primer momento, pero que es fundamental, porque, de lo contrario, lo notarás a largo plazo (puesto que el interés compuesto jugará en tu contra).

 

✅Accesibilidad sencilla y rápida

Por último, hay que señalar que los RoboAdvisors ofrecen un acceso a la inversión muy rápido y sencillo, sin ningún tipo de complicación. Mientras que otros servicios de gestión de patrimonio requieren una gran cantidad de trámites, los RoboAdvisors suelen ser 100% online.

Además, puedes dejar establecido que, con cierta periodicidad, tu cuenta bancaria envíe una determinada cantidad de dinero a tu fondo de RoboAdvisors, de tal forma que no tengas que molestarte por absolutamente nada.

Por ejemplo, si cobras 2000€ al mes, puedes establecer que, cada mes, 200€ se envíen a tu RoboAdvisor. Tras esto, tú te adaptas a vivir con 1800€ al mes, y no tienes que preocuparte de absolutamente nada. Estarás ahorrando e invirtiendo sin darte cuenta.

Este es uno de los puntos más interesantes de los RoboAdvisors. No solo es que sean más baratos y reduzcan los riesgos asociados al factor humano, sino que, además, permiten evitar la mayor parte de las complicaciones tradicionalmente asociadas a la gestión de patrimonios.

 

¿Cómo funciona un Roboadvisor?

Aunque cada RoboAdvisor es un mundo, lo cierto es que todos tienden a seguir más o menos los mismos mecanismos. En general, lo que hacen los RoboAdvisors es comprar y vender ETFs o fondos indexados.

Es decir, no se lían con acciones concretas, y mucho menos con productos derivados. Simplemente, utilizan los ETFs y los fondos indexados. ¿Por qué? Pues porque son los productos que mejor permiten diversificar el riesgo y obtener rentabilidades razonablemente seguras.

Al fin y al cabo, es muy difícil elegir aquellas acciones del SP500 que lo van a hacer bien en los próximos años. Pero, si compras un fondo índice del SP500, lo cierto es que la rentabilidad esperada será del 6% anual sin tener que preocuparte de qué estás comprando o dejando de comprar.

Por tanto, nos encontramos con que, sí, la mayor parte de los RoboAdvisors operan únicamente con ETFs y Fondos Indexados. Pero esto no nos explica su funcionamiento como tal. Así que… ¿Cómo actúan?

Pues, como hemos dicho, los RoboAdvisors funcionan mediante algoritmos. Y éstos no son más que una serie de configuraciones que automatizan procesos de compra y venta. Así, se diseña el algoritmo, y se deja que trabaje… ¡El gestor no tiene que hacer nada!

Lo que se suele marcar en estos algoritmos son procedimientos tales como comprar ciertos índices y ETFs (por ejemplo, para cubrir diferentes áreas geográficas), y, transcurrido cierto tiempo (un mes, por ejemplo), vender los que más hayan subido y comprar los que más hayan caído.

Esto es lo que se conoce como “rebalanceo”, y permite obtener rentabilidades muy altas, porque ayuda a vender en el momento más alto y comprar cuando el índice o el ETF está barato, maximizando el potencial de revalorización.

Algunos otros procedimientos que se pueden establecer en el algoritmo son el de reinvertir los dividendos que de el ETF (aumentando, así, el rendimiento a largo plazo) o mantener un cierto nivel de liquidez para aprovechar en las caídas más fuertes.

Por supuesto, todo lo anterior dependerá de tu perfil de riesgo, porque no todos los RoboAdvisors son iguales. Algunos se someten a mayores volatilidades que otros, compran unos u otros tipos de activos, unos u otros tipos de ETFs o fondos indexados, etc.

Pero, en general, podemos decir que este es el mecanismo que siguen: Se trata de un algoritmo diseñado para optimizar la inversión en, sobre todo, ETFs y fondos indexados, el cual trabaja mediante rebalanceos y ciertas prácticas para optimizar los rendimientos a largo plazo.

 

Roboadvisors: Presente y Futuro

Pues, la verdad, habrá que verlo. Pero, por el momento, pinta bastante bien. Al fin y al cabo, estamos hablando de una alternativa a las formas de inversión tradicionales que permite ahorrar costes y que, además, es muy sencilla. O sea, tiene todo lo que podría interesarnos.

Dado que muchísimas personas están buscando alternativas de inversión (al haber tipos de interés tan bajos en bancos y bonos del Estado), pero, al mismo tiempo, desean no tener que preocuparse demasiado por la gestión de su patrimonio, y quieren algo que se entienda y no les dé muchos quebraderos de cabeza, sí parece una opción interesante.

De cara al futuro, de hecho, parece la opción más razonable, habida cuenta de lo anteriormente mencionado. Y, además, tenemos cierta constatación empírica en el hecho de que estos sistemas están creciendo a un buen ritmo en los últimos años.

No creemos que se vaya a convertir en la única alternativa de inversión, porque es cierto que hay muchos otros modelos que resultan interesantes para el inversor más especializado, pero no nos cabe duda de que los RoboAdvisors tendrán un nicho de mercado durante mucho tiempo.

 

¿Qué RoboAdvisors son los más recomendables?

Ahora, después de lo anterior, cabe plantearse… ¿Y cuál de todos estos RoboAdvisors es el mejor? Y, aquí, tenemos que ofrecerte algunas opciones, porque no hay una única que sea la ideal para todo el mundo.

Las que nosotros recomendamos son las siguientes:

Popcoin

Popcoin es un RoboAdvisor propiedad de Bankinter, por lo que, de primeras, nos encontramos con que es uno de los más fiables, dada la gran marca que hay detrás. Además, el servicio que ofrecen es muy completo, por lo que es una opción más que recomendable.

Quizá las comisiones que cobran sean algo elevadas para este tipo de servicio, pero lo cierto es que, pese a ello, está muy bien. Si quieres saber más cobre Popcoin, puedes visitar nuestra review sobre Popcoin.

 

Indexa Capital

Indexa Capital es una gestora independiente que nos cobrará unas comisiones de apenas 0,6% anual. Teniendo en cuenta que nos hará ganar cerca de un 3,2% de rentabilidad al año, lo cierto es que es una buena opción para que nuestro ahorro resista a la inflación.

Sin embargo, puede que sea una rentabilidad algo inferior a lo que desearías. Consideramos que hay mejores opciones. No obstante, si quieres saber más cobre Indexa capital, puedes visitar nuestra review sobre Indexa capital.

 

Finizens

Finizens es un RoboAdvisor basado en fondos indexados, con el cual podrás ahorrarte hasta un 85% de las comisiones que pagas habitualmente en cualquier fondo de inversión. Por supuesto, como en los casos anteriores, tu rentabilidad irá ligada a la de los principales índices.

Esto significa que, si los índices lo hacen bien, tú ganarás ligeramente menos que ellos (puesto que hay que restar las comisiones a esa rentabilidad). Si quieres saber más cobre Finizens, puedes visitar nuestra review sobre Finizens.

 

Inbestme

Inbestme es un equipo profesional de inversores, financieros y matemáticos que ha desarrollado un excelente sistema de RoboAdvisors, con el cual podrás conseguir rentabilidades muy interesantes con un bajo riesgo, dada la amplia diversificación por la que apuestan.

Como en los casos anteriores, si quieres saber más cobre Inbestme, puedes visitar nuestra review sobre Inbestme.

 

Finanbest

Por último, tenemos Finanbest, que es un sistema algo más complejo que los anteriores, puesto que está basado en inteligencia artificial. Puedes empezar a invertir con tan solo 3000€, con unas mínimas comisiones de 0.19% y las rentabilidades esperadas de 6,8%.

Como en los casos anteriores, si quieres saber más cobre Finanbets, puedes visitar nuestra review sobre Finanbets y enterarte de todo.

 

Como puedes ver, los RoboAdvisors son sistemas de gestión de carteras completamente automatizados, lo que permite reducir sustancialmente el número de errores y de sesgos o conflicto de intereses. La tecnología ha llegado al mundo de la inversión. Y ha llegado para quedarse.

 

 

3.7/5 - (6 votos)